jump to navigation

Turquía, Octubre de 2007 15 marzo 2008

Posted by Jorge y Laura in Viajes por el extranjero, Viajes realizados.
trackback

Santa SofiaEn Octubre de 2.007 disfrutamos de casi dos semanas de viaje por Turquía, visitando fundamentalmente Estambul, Pérgamo, Éfeso, Pamukkale y Cappadocia. Alquilamos un coche en el aeropuerto de Izmir, a donde llegamos en vuelo doméstico, y que devolvimos en el aeropuerto de Kayseri (Cappadocia) al final de nuestro viaje.

Mezquita Azul de nocheLlegamos a Turquía justo el día en que terminaba el Ramadán y se notaba en las calles, abarrotadas de gente los primeros días, con muchos negocios cerrados y gente vestida de fiesta.

 

Istanbul/Estambul

Aunque Istanbul no sea actualmente la capital de Turquía, es sin duda alguna su ciudad más importante. Además, se trata de una de las ciudades más bellas del mundo, en la que puedes disfrutar de su arquitectura e historia, sus bazares, sus cruceros, sus hamams (baños), sus plazas y sus fuentes. Antes de llamarse Istanbul, nombre bastante reciente, fue conocida como Byzantium y Constantinopla.

Nos alojamos en el Hotel Yunus Emre, en una calle muy tranquila cerca de la Mezquita Azul, en el barrio de Sultanahmet. Se trata de un hotel pequeño, sencillo, pero muy bien situado y bastante barato (habitación doble, 55 EUR), con desayuno típico de tomate, pepino, aceitunas negras, queso, pan y mermelada. Lo recomendamos a quien busque un hotel sin lujos, pero limpio y práctico. Escogimos éste, sobre todo, porque el precio incluía el transporte desde el aeropuerto al hotel a la llegada a Istanbul. 

– Barrio de Sultanahmet

Se trata de la Ciudad Antigua de Istanbul, designada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

La Mezquita Azul y Santa Sofía son quizás las dos construcciones más impresionantes de Istanbul. Si te sitúas entre ambas en el Parque de Sultanahmet, especialmente con la iluminación que tienen de noche, parece que compiten por ver quién recibe más elogios de los visitantes. Desde fuera, la Mezquita Azul impresiona más; desde dentro, Santa Sofía gana por goleada. En conjunto, a nosotros nos gustó más Santa Sofía, aunque la Mezquita Azul es también espectacular. El Palacio de Topkapi, también en este barrio, es también muy llamativo, pero sólo se aprecia una vez que estás dentro.

Santa Sofia de nocheSanta Sofía (Aya Sofya) es el monumento más famoso de Istanbul. Su construcción, ordenada por el Emperador Justiniano, finalizó en el año 537 y fue la mayor iglesia de todo el Cristianismo hasta el año 1.453, en que Istanbul fue conquistada por Mehmet “El Conquistador” y la convirtió en mezquita, añadiendo los cuatro alminares que tiene actualmente, así como los mausoleos (türbe), la fuente (şadırvan) y la pitancería (imaret) que la rodean. Así permaneció hasta el año 1.935, cuando Atatürk decidió que pasara a ser únicamente un museo.

Santa Sofia. InteriorLo que más llama la atención al entrar es su cúpula, magnífica, que descansa sobre cuatro arcos gigantescos, que a su vez se apoyan en unos pilares. Una parte del peso de la cúpula, de 55.60 m de alto y 31.36 m de diámetro, se transfiere a las semicúpulas al sur y al norte. Toda ella está cubierta de mosaicos.

Santa Sofía tiene una nave central, dos laterales (norte y sur) y dos nártex al oeste, que ocupan una superficie total de 7.500 mm2. Santa Sofia. MosaicosSólo San Pedro en Roma y las catedrales de Sevilla y Milán pueden presumir de ser mayores. 

Es recomendable hacerse con una guía o con un libro monográfico de Santa Sofía, que explique las diferentes naves y nártex, así como los mosaicos de los triforios. Se puede comprar allí mismo, tanto en español como en inglés. 

Mezquita Azul. ExteriorLa Mezquita Azul (Sultan Ahmet Camii) fue construida entre los años 1.606 y 1.616 por el arquitecto Mehmet Ağa. Sultan Ahmet I le hizo el encargo de construir una mezquita que rivalizara con Santa Sofía en tamaño y belleza. Su ubicación privilegiada, los azulejos azMezquita Azulules de İznik que cubren su interior, sus proporciones, sus curvas y sus seis minaretes (algo que sólo es posible ver también en la Gran Mezquita de La Meca) destacan sobre todo lo demás. También son llamativas sus 260 ventanas. Sin embargo, los cuatro enormes pilares que sujetan la cúpula hacen que su interior no imprMezquita Azul. Interioresione tanto como el de Santa Sofía, con soluciones constructivas más elegantes, a pesar de haberse construido más de 1.000 años antes. 

La entrada  es gratuita y esto hace que se formen largas colas, por lo que conviene aprovechar las horas con menos turistas, al inicio de la mañana o a la hora de comer.

Fuente del Emperador Guillermo IIEl Hipódromo (Atmeydanı) ha sido desde la época bizantina el centro vital de la ciudad y lugar de protestas y manifestaciones del pueblo. Tres monumentos del Hipódromo destacan claramente:

* La Fuente del Emperador Guillermo II fue un regalo del emperador alemán a Abdül Hamit II y el pueblo turco en el año 1.901, como símbolo de amistad.

Obelisco de Teodosio* El Obelisco de Teodosio, con más de 3.500 años, es el monumento más antiguo de Istanbul. Su origen es egipcio y fue trasladado a Istanbul en el año 390.

* La Columna Espiral formaba parte de un monumento a la victoria de la Confederación Helénica sobre los persas en Plataea (año 478 a.C.) y está en Istanbul desde el año 330, cuando Constantino el Grande ordenó su traslado desde el templo de Apollo de Delphi.

Cisterna de la BasilicaLa Cisterna de la Basílica (Yerebatan Sarnıçı) fue mandada construir por Justiniano en el año 532 para almacenar el agua del Gran Palacio y los edificios que lo rodeaban. Mide 143 m de  largo y 65 m de ancho. En su día almacenaba 80.000 m3 de agua, que era bombeada y distribuida a través de 20 km de acueductos. Su amplitud y conservación resultan extraordinarias.

Palacio de Topkapi. Puerta de los Eunucos BlancosEl Palacio de Topkapı es otra de las visitas obligadas en Istanbul. Es necesario dedicarle al menos una mañana entera. Fue construido por Mehmet el Conquistador tras la conquista de Constantinopla en el año 1.453 y allí fijo su residencia. Los sultanes que fueron sucediéndole en el trono mantuvieron el Palacio como su residencia hasta el siglo XIXPalacio de Topkapi. Biblioteca de Ahmet III, que se trasladaron a palacios de estilo más europeo, como el de Dolmebahçe.

Dentro del conjunto del Palacio, con cuatro patios diferentes, en torno a los que se organizan todas las dependencias, llama la atención especialmente el Harem, que conviene visitar al principio, cuando abren, para evitar colas.

Palacio de Topkapi. Harem 1Palacio de Topkapi. Harem 2Palacio de Topkapi. Harem 3

De los cuatro patios, el primero era de acceso a todo el mundo, no había restricciones. Al segundo sólo tenían acceso los comerciantes con negocios con la Corte. Al tercero sólo podía acceder la familia imperial, VIPs y los empleados. Al cuarto, sólo tenía acceso la familia imperial.

Para terminar la visita al Palacio, fuimos a comer a su conocido restaurante Konyali. Comimos cordero asado, cordero con crema de berenjenas, baklava (dulces típicos turcos hechos de hojaldre y frutos secos) y café turco (muy espeso y con mucho poso). Nos salió por unos 40 EUR a cada uno. La comida estuvo bien, pero nos pareció excesivamente cara para Istanbul.

Kuçuk Aya Sofya 1La Mezquita Küçük Aya Sofya (Küçük Aya Sofya Camii) fue construida poco antes de Santa Sofía. Tiene planta en forma de octágono irregular, muy atípica, y su cúpula es bastante llamativa. Originariamente estaba decorada con grandes columnas de mármol verde y rojo y con mosaicos de oro (éstos Kuçuk Aya Sofya 2ya no están). Esta iglesia fue convertida en mezquita en torno al año 1.500 y ha sido recientemente restaurada. Nosotros la vimos prácticamente solos, incluso tuvimos que esperar a que la abriesen. Un señor nos acompañó durante la visita y nos explicó algunas partes. Son impresionantes las partes originales que se conservan.

Sokollu Mehmet Pasa CamiiLa Mezquita Sokollu Mehmet Paşa (Sokollu Mehmet Paşa Camii) fue construida por el arqitecto Sinan en el año 1.571. Nos la enseñó un señor que no hablaba muy bien inglés, pero que puso mucho de su parte, enseñándonos incluso fotos de detalles. Eso sí, no nos dejó sacar ninguna foto en el interior. Lo que más llamaba la atención eran sus magníficos azulejos de Iznik, de colores azules, verdes, rojos y púrpura, sus numerosas ventanas y los tres trozos de la “kaaba” que hay en su interior (la única mezquita que de Istanbul que los tiene).

Cagaloglu HamamiEl Cağaloğlu Hamamı fue al único hamam que fuimos durante nuestro viaje por Turquía. Lo que más vale la pena es su interior, pues te haces una idea muy clara de lo que en su día debió ser. Elegimos uno de los programas que tienen. Nos pareció corto y caro. Es la típica turistada que hay que hacer, si no lo haces seguro que te arrepientes.

Cafe MesaleMuy cerca de la Mezquita Azul se encuentra el Café Meşale, muy recomendable para ir a fumar una nargileh (pipa de agua) y beber un té disfrutando de música turca en directo después de cenar en alguno de los muchos restaurantes de la zona.

 

– Barrio de Eminönü

Hay pocas cosas mejores que callejear desde el Gran Bazar descendiendo hasta el puerto de Eminönü, siempre lleno de gente, y terminar la tarde tomando un pastel y un té en la pastelería Saray.

Mezquita Nueva. ExteriorLa Mezquita Nueva (Yeni Camii) tiene en realidad 400 años. Se comenzó a construir en el año 1.597, en tiempos del Sultan Mehmet III, pero fue finalizada en 1.663, en tiempos del Sultan Mehmet IV. Tiene un gran parecido con la Mezquita AMezquita Nueva. Interiorzul y la Mezquita de Suleiman. Su interior está decorado con oro, azulejos azules de İznik y mármol. Su mihrab es bastante llamativo. Desde el mar del Bósforo y desde la Torre de Gálata es una de las construcciones más llamativas de la ciudad.

Pescadores Puente GalataDesde allí salen los cruceros turísticos por el Bósforo y los ferries que comunican la parte asiática con la parte europea de la ciudad. Además, multitud de pescadores se sitúan en las proximidades del Puente de Gálata, creando a su alrededor negocios relacionados con la venta de cañas, cebos, puestos de comida y de venta ambulantes, dando a esta zona un ambiente muy característico.

Puente de Galata 1El Puente de Gálata (Galata Köprüsü), de gran tránsito, comunica el Puerto de Eminönü con el Barrio de Beyoğlu, cruzando el Cuerno de Oro. Fue finalizado en el año 1.994. Anteriormente, entre los años 1.845 y 1.912 se construyeron sucesivamente otros cuatro en la misma ubicación. ElPuente de Galata 2 último sufrió grave daños por un incendio ocurrido en el año 1.992.

El Puente de Gálata alberga en su parte inferior numerosos restaurantes, donde los turistas acuden sobre todo a comer pescado, y cafés con olor a té de manzana y tabaco de pipas de agua desde donde se puede ver a los ferries cruzar el puente. Es un sitio recomendable al atardecer.

Mezquita Rüstem PasaLa Mezquita de Rüstem Paşa (Rüstem Paşa Camii) es una de las más bonitas que vimos. Nos gustó mucho, especialmente por sus azulejos de Iznik. Fue construida por el gran arquitecto Sinan en el año 1.560. No es fácil de encontrar, pues se accede a ella subiendo unas escaleras, en la calle lateral al oeste del Mercado de las Especias.

El Mercado de las Especias (Mısır Çarşışı) fue construido en 1.660 aproximadamente. No es excesivamente amplio y se recorre en poco tiempo, disdrutando de todo tipo de olores y colores. Cualquiera que haya estado en nuestra casa sabe que nos gusta mucho cocinar con especias y experimentar con ellas. No nos pudimos resistir a comprar varios tipos de té, pimientas y especias.  

Bazar de las Especias 1Bazar de las Especias 2Bazar de las Especias 3

Whirling dervishesLa estación de tren de Eminönü, Sirkeci, es uno de los lugares en los que se puede acudir a la “sema”, la ceremonia de los whirling dervishes, una danza que representa la unión con Dios y que no te deja indiferente, por la belleza de sus movimientos, el vestuario y la mística que rodea a la ceremonia.

Barrio de Beyoğlu

Es el barrio donde se encuentra la Torre Gálata, la Plaza Taksim y la gran calle comercial İstiklal Cadessi. A mediados del siglo XIX este barrio era conocido como “Pera” y era el lugar de residencia de diplomáticos y comerciantes, con boutiques, pastelerías y restaurantes que seguían escrupulosamente las modas europeas. En esa época, Pera disponía de teléfono, luz eléctrica y uno de los primeros tranvías eléctricos del mundo, el Tünel.

Torre de GalataLa Torre de Gálata (Galata Kulesi) fue construida en el año 1.348 y recostruida en numerosas ocasiones, sobreviviendo a incendios y terrremotos. Hoy en día, es el símbolo de este barrio, al que se llega después de caminar por calles estrechas y bastante empinadas, donde se puede encontrar cafés muy agradables. En el 8º piso hay un restaurante y un balcón panorámico alrededor de toda la torre, con buenas vistas de toda la ciudad, en especial de Eminönü.

Monumento a la RepublicaLa Plaza de Taksim es el corazón del Estambul moderno. Sorprende, sobre todo, por sus dimensiones y por su gran caos, de gente, de ruido y de tráfico. En su lado oeste destaca el Monumento a la República (Cumhuriyet Anıtı), que representa a Atatürk junto a otros líderes de la Revolución. En el lado este de esta plaza es interesante el Centro Cultural Atatürk.

İstiklal Cadessi fue conocida en el siglo XIX como Grande Rue de Pera. Aunque ya no es lugar de residencia de diplomáticos, que se trasladaron a Ankara cuandÇiçek Pasajio se convirtió en capital de Turquía, conserva la vitalidad de entonces, con multitud de tiendas de moda, pastelerías y cafés. Además, es la zona de más vida nocturna de la ciudad. Los viernes y sábados por la tarde está completamente llena de gente. Algunos lugares que destacan a lo largo de la calle son el Galatasaray Lycée (donde a los estudiantes se les enseñaba en francés y turco), el Çiçek Pasajı (galería con tiendas y cafés) y el Balık Pazar (mercado de pescado). 

Os recomendamos que os toméis baklava y té turco alguna de las pastelerías Saray. Hay una en İstiklal Cadessi, pero hay más en otros puntos de la ciudad, como enfrente del Puerto de Eminönü.

– Barrios al oeste de Sultanahmet

Iglesia de San Salvador en ChoraEn los barrios al oeste de Sutanahmet, aunque hay que caminar bastante o bien tomar un taxi, vale la pena visitar la Iglesia de San Salvador en Chora, el Acueducto de Valens y el Barrio de Fatih, muy conservador.

Iglesia de San Salvador en Chora. Mosaicos ILa Iglesia de San Salvador en Chora (Kariye Müzesi) destaca por sus impresionantes mosaicos bizantinos, del año 1.312. Fue construida al final del siglo XI y reformada para ser convertida en mezquita posteriormente.

Iglesia de San Salvador en Chora. Mosaicos IILos mosaicos describen la vida de Jesús y María a lo largo de muchas de las escenas del Nuevo Testamento. También hay mosaicos de la Deesis y la Genealogía de Cristo. Aunque gran parte de las escenas es fácil identificarlas, conviene llevar una guía que los explique y dedicarle el tiempo suficiente. A nosotros fue de lo que más nos gustó de Istanbul, una maravilla.

Fatih CamiiEl barrio de Fatih resulta bastante curioso, por la ausencia de turistas, y por su contraste con Sultanahmet, no demasiado lejano. Recorrimos gran parte de él caminando. Entre otras cosas llamativas, pasamos por un campo de fútbol donde había más policías que aficionados y un mercado de comida bastante grande. Pero lo que realmente llama más la atención en este barrio es, sin duda, la Mezquita de Fatih (Fatih Camii), construida en el año Sehzade Camii1.470 (reconstruida luego en el año 1.782 debido a un terremoto que la destruyó), fue la primera gran mezquita imperial de Istanbul. Además del templo, incluía escuelas religiosas y un caravanserai.

También vale la pena visitar la Mezquita de Sehzade (Sehzade Camii), construida por el arquitecto Sinan, el mismo de la Suleymaniye Camii, en el año 1.548, cuando era muAcueducto de Valensy joven.

El Acueducto de Valens, fue construido en siglo IV y ha sido restaurado en numerosas ocasiones. Fue utilizado para llevar agua a, entre otros lugares, el Palacio de Topkapi y la Cisterna de la Basílica.

– Barrio del Bazar

El Barrio del Bazar se encuentra muy próximo al Barrio de Sultanahmet. En él destaca, por supuesto, el Gran Bazar y también la Mezquita de Solimán.

Grand BazaarEl Grand Bazaar (Kapalı Çarşı) es uno de los atractivos turísticos de Istanbul, centro de la ciudad desde hace siglos. Se trata de un recinto cubierto que recuerda a un laberinto enorme donde el caos se extiende a sus anchas. Tiene más de 4.000 tiendas. Se trata de otra de las visitas obligadas y es complicado salir de allí sin haber gastado algo de dinero. Nosotros compramos regalos para la familia (cajas de madera, billeteros de piel, bolsos) y para nosotros (cuadros, caligrafía otomana, cojines, cinturones,…). Mientras regateas, en muchas tiendas suelen invitarte a un té, lo cual no implica compromiso de llegar a un acuerdo. es simplemente una cortesía. Lo mejor es ir sin muchas prisas y a horas donde no haya demasiada gente, para poder comparar precios. En este lugar nada tiene precio fijo. 

Suleymaniye Camii desde Puente de GalataLa Mezquita de Solimán (Suleymaniye Camii) fue la cuarta mezquita imperial construida en Istanbul, en tiempos del más poderoso y rico sultán de todos los que ha habido, Süleyman el Magnífico. Se trata de la obra maestra de Mimar Sinan, el más famoso de los arquitectos imperiales, y en esta mezquita está enterrado. Sinan tiene más de 300 construcciones a lo largo de la ciudad.

Suleymaniye CamiiAunque no es tan grande como la Mezquita Azul, compite con ella en belleza y, además, está situada en una de las colinas de Istanbul, desde donde las vistas de gran parte de la ciudad son espléndidas.

El interior de la mezquita es llamativo pr su simplicidad y su grandes dimensiones. Hay un balcón que a veces está abierto desde donde uno puede disfrutar de las mejores vistas de la ciudad.

Suleymaniye Camii. InteriorComo anécdota, ésta es una de las mezquitas donde no vigilan especialmente que las turistas se cubran la cabeza. Sin embargo, vimos una chica occidental cubriéndola por iniciativa propia, por respeto. Eso sí, cuando se sentó en el suelo, dejó a la vista de todos los que pasaban su ropa interior y su trasero… 

Universidad de IstanbulLa impresionante puerta que sirve de acceso a la Universidad de Istanbul es otra de las atracciones de este barrio, muy comercial, siempre lleno de gente en sus calles y con tantos turistas como el de Sultanahmet. El Gran Bazar se extiende por las calles de alrededor, llegando casi hasta Sultanahmet, por un lado, y a Eminönü, por el otro.

– Crucero por el Bósforo

Dedicamos más de medio día a hacer un crucero por el Bósforo, que vale la pena, sobre todo si el tiempo acompaña. Hay muchas posibilidades para hacerlo, pero nos parece que la mejor opción es el ferry público que hace el recorrido desde Eminönü hasta Anadolu Kavaği. El crucero hace varias paradas a lo largo del trayecto, tanto a la ida como a la vuelta. Sale sobre las 10:35 h y regresa a las 17 h aproximadamente.

Crucero Bosforo. Mezquita Valide SultanLa primera parte del crucero recorre el Barrio de Beşiktaş, donde edificios antiguos y modernos se entremezclan con las mezquitas y las torres acristaladas de oficinas. Hay una mezquita que llama la atención sobre las demás, se trata de la Mezquita Valide Sultan

Crucero Bosforo. Palacio de DolmabahçeLo más llamativo de Beşiktaş es quizás el Palacio de Dolmabahçe, de aspecto más parisino que otomano, lo cual ha provocado desde su creación muchas discusiones entre los ciudadanos. Lo cierto es que fue construido a mediados del siglo XIX, de estilo barroco y neoclásico, por orden del sultán Abdül Mecit, que decidió trasladar allí su residencia oficial y la de toda la familia imperial. 

Crucero por el Bosforo. Puente del BosforoTambién llama la atención el Çırağan Sarayı, antiguo Palacio Imperial convertido en hotel de lujo.

Justo antes de cruzar el Puente del Bósforo, que casi desde el comienzo del crucero se divCrucero por el Bosforo. Ortaköy Camiiisa en el horizonte, destaca la Ortaköy Camii, una mezquita que parece que se mete en el mar.

Esta primera parte del crucero tiene mucho más puntos de interés en la parte europea que en la asiática, así que conviene buscar un buen sitio en el lado izquierdo del barco.

Justo después de atravesar el Puente del Bósforo, en el lado asiático, se encuentra el magnífico Beylerbeyi Sarayı y, poco después, la Kuleli Miltary School.Fortaleza de Europa

Justo antes de atravesar el Puente de Fatih está Rumeli Hisarı, también conocida como la Fortaleza de Europa, construida en 1.452 enfrente de otra fortaleza, Anadolu Hisarı, ésta en el lado asiático. Entre ambas controlaban todo el tráfico del estrecho.

Una vez pasado el Puente de Fatih, en el lado asiático hay pueblos de veraneo de Crucero por el Bosforo. Casas de veraneoCrucero por el Bosforo. Pescadoresestilo Art Nouveau, con mucho encanto y restaurantes siempre llenos. Se alternan, tanto en este lado como en el europeo, con pueblos de pescadores. El contraste resulta curioso. Además, es fácil encontrarse numerosos barcos pesqueros a lo largo de todo el estrecho.

Crucero del Bosforo. Anadolu KavagiAnadolu Kavaği es el final del crucero. Se trata de un pueblo pequeño de pescadores, con muchos restaurantes en los que disfrutar de buen pescado y marisco por un precio bastante razonable (prácticamente el mismo en todos los restaurantes).

Crucero por el Bosforo. Castillo de Anadolu Kavagi 1Vale la pena visitar el Anadolu Kavaği Kalesi, un castillo medieval al que se llega andando una media hora por una carretera no demasiado empinada. Originariamente tenía ocho torres. Fue construido por los bizantinos y restaurado en 1.350. Posteriormente, fue restaurado y reconstruido en varias ocasiones. Las vistas del Mar Negro desde el castillo valen la pena, así como la visCrucero por el Bosforo. Castillo de Anadolu Kavagi 2ta panorámica hacia el lado de Istanbul. Lo único malo de este sitio es la cantidad de basura que se ha acumulado en sus alrededores.

Sobre las 15:30 h se regresa al Puerto de Eminönü realizando el mismo recorrido, de unos 90 min de duración.

 

Bergama/Pérgamo

Desde Istanbul volamos a Izmir a primera hora de la mañana. El vuelo estuvo bien, nos dieron de desayunar y no tuvo retrasos. Una vez más, te das cuenta de que todo lo que sea no volar con Iberia es agradable.

Recogimos nuestro coche de alquiler, un Renault Symbol, como un Clio largo, bastante mayor que el que nos correspondía, y nos dirigimos hacia Bergama, que está al norte de Izmir, mientras que el aeropuerto está al sur. Tardamos bastante, rodear Izmir es bastante lento, pues se trata de una carretera con pocos carriles y la ciudad es grande (2,5 millones de habitantes aproximadamente). En principio, íbamos a parar en Izmir (Esmirna, en español) a dar una vuelta por su paseo marítimo, que era lo que habíamos leido que valía más la pena. Decidimos seguir, pues hubiéramos perdido allí la mitad del día. Izmir nos pareció, desde el coche, una ciudad fea, con mucha contaminación, y urbanísticamente muy caótica. También hay que decir que era nuestra primera experiencia conduciendo en Turquía. Luego nos dimos cuenta que sucede lo mismo en todas las ciudades medianas o grandes por las que pasamos.   

Bergama, la antigua Pergamum, vivió sus días de gloria entre la época de Alejandro el Grande y la ocupación de los romanos. Entonces era una de las ciudades más ricas y poderosas de toda Asia Menor. Hoy se trata de un pueblo turístico, aunque no tanto como Éfeso. El antiguo centro médico de Asclepion, es su principal reclamo.

Pergamum. Acropolis 1La Acropolis se encuentra a unos 5 km de la ciudad. Destacan, entre todas las ruinas conservadas, la biblioteca y el Templo de Trajano. Éste último fue construido en la época de los emperadores Trajano y Adriano y es la única estructura romana que se conserva, lo cual la hace especialmente valiosa.

Pergamum. Acropolis 2El teatro, de 10.000 asientos, también resulta muy llamativo, sobre todo por su ubicación en la ladera de la montaña. El Altar de Zeus, al sur del teatro, es otra de las joyas de estas ruinas, aunque gran parte se encuentran en un museo en Berlín, el Pergamonmuseum. De hecho, allí están muchos de los restos arquológicos que se encontraron aquí.

Pergamum. Asclepion 1El antiguo centro médico, el Asclepion, es sin duda la mayor atracción turística de la zona. Sus ruinas se encuentran a unos 30 km de la ciudad. En este lugar se reunían los eruditos en medicina.

Este edificio, consagrado al dios de la medicina, fue fundado por el Pergamum. Asclepion 2poeta Arquias, en agradecimiento a los cuidados que había recibido en Epidauro (Grecia). Fue también escuela de médicos. Galeno, nacido en el año 131 muy cerca de este lugar, contribuyó en gran medida al engrandecimiento de este templo. Estudió en Alejandría y fue médico de los gladiadores y más tarde del emperador romano Marco Aurelio Antonino Caracalla, 162.

Pergamum. Basilica RojaLa Basílica Roja (Kinik Caddesi) fue en su origen (siglo II) un templo para los dioses egipcios Serapis, Isis y Harpocrates. San Juan lo describió como una de las siete iglesias del Apocalipsis, señalándolo como el trono del demonio. Se trata de un edificio tan grande que los cristianos no lo convirtieron en iglesia, sino que construyeron una basílica en su interior.

De regreso hacia Izmir nos detuvimos en varios pueblos de la costa del mar Egeo:

Çandarli. CastilloÇandarli. PuertoÇandarli, 33 km al sur de Bergama, es un pequeño pueblo de veraneo donde estuvimos paseando un rato. Caminamos por su playa, su conocido castillo del siglo XIV y la zona del puerto, donde había mucha gente pescando o sentados en las terrazas, jugando a las cartas, a otros juegos y bebiendo té.

Yeni Foça. Casa griegaYeni Foça se encuentra un poco más al sur. Se trata también de un pequeño pueblo de veraneo, construido en torno a su puerto y con numerosas mansiones otomanas y casas de piedra, de estilo griego. 

Foça, muy cerca, tiene dos bahías y un puerto. También se trata de un lugar de veraneo, con urbanizaciones, paseo marítimo y muchos restaurantes, en el que Costa mar Egeoalguna vez incluso se pueden ver focas monje.  

Estos pueblos son muy bonitos y vale la pena visitarlos, así como disfrutar del paisaje de la costa. Lo único malo es que para llegar allí tienes que atravesar una horrible zona industrial, muy contaminada y desagradable.

La vuelta a Izmir fue bastante mala. Además de coincidir con la hora punta de entrada a la ciudad, lo que nos hizo perder unas dos horas, no había mucho que ver.

Una vez superado el atasco, ya de noche, nos dirigimos hacia Selçuk, un pueblo grande, de unos 25.000 habitantes, donde pensamos que sería un buen lugar para pasar la noche, por su cercanía a las ruinas de Éfeso. Elegimos uno de los hoteles que recomendaba nuestra guía (el Hotel Bella) y nos enseñaron una habitación. Nos gustó y allí decidimos pasar la noche. La habitación era bastante pequeña, pero estaba muy limpia y el desayuno del día siguiente fue muy bueno, en la terraza, con vistas a la muralla. Hicimos buena elección.

Selçuk, sin tener nada extraordinario, nos gustó. Es un pueblo bonito, muy cuidado y donde es agradable pasear. Cenamos en una terraza de un restaurante de una calle peatonal céntrica, donde los turcos habían sacado de sus casas televisores a la calle para ver el partido de fútbol contra Grecia, su histórico rival, de la clasificación para la Eurocopa 2.008.

 

Ephesus/Éfeso

Nos levantamos muy descansados, habíamos dormido muy bien, y disfrutamos del desayuno del hotel, realmente bueno, con todo lo típico de los desayunos turcos y huevos revueltos. Además, el día amaneció completamente despejado y las vistas de la fortaleza desde la terraza eran muy bonitas.  

Ephesus. Templo de HadrianEphesus, 3 km al sur de Selçuk, es la ciudad clásica mejor conservada de todo el Mediterráneo y, desde luego, su visita no te deja indiferente, eres capaz de percibir bastante bien cómo era la vida allí en los tiempos de Roma. Fue una importante ciudad de comercio y también conocida por el culto a la diosa Artemisa (diosa virgen de la caza y la luna), que luego sEphesus. Biblioteca de Celsus. Detallee convertiría en Diana con la invasión romana. Los lugares más destacados son los siguientes:

– El gran anfiteatro, ubicado en una posición muy destacada dominando el paisaje sobre la calle del puerto. Era el mayor de su época, tenía capacidad para 24.500 espectadores y se empleaba también para espectáculos circenses.

Ephesus. Capitel– El templo de Artemisa en Éfeso, una de las Siete Maravillas del Mundo y el mayor de la antigüedad, con 120 columnas de 20 m de altura, de las que sólo sobrevive una. En él se veneraba a la “Señora de Éfeso”, una divinidad de múltiples pechos a la que los griegos identificaron como Artemisa. El templo fue saqueado y quemado por los godos en el año 262.

Ephesus. Biblioteca de Celsus– La biblioteca de Celsus, un ciudadano romano que la construyó en memoria de su padre. Su fachada todavía está en pie. Fue construida mirando hacia el este para que las salas de lectura aprovecharan mejor la luz matutina. Es quizás lo más impresionante de toda la visita, por sus dimensiones y su excelente conservación. 

– La casita de María, donde según la leyenda vivió y murió la madre de Jesús. Es una estructura del siglo VII.

– La Iglesia de San Juan, construida en el siglo VI en el sitio donde supuestamente San Juan escribió su evangelio.

Conviene comprar un libro-guía a la entrada, pues resultará muy útil en la visita, e ir preparado para pasar mucho calor. Nosotros, que pasamos bastante frío en Estanbul y Cappadocia, en Éfeso pasamos mucho mucho calor.

A la salida, decidimos visitar la Cueva de los Siete Durmientes. La leyenda de “los siete durmientes de Éfeso” es una de las más antiguas del cristianismo.

Cueva de los Siete DurmientesDurante el reinado del emperador Decio (249-251 dC), se trató de imponer el paganismo como religión única en el Imperio Romano y exigir a los cristianos el culto al emperador. Según la leyenda, el emperador visitó la ciudad anatolia de Éfeso y exigió a la población realizar un sacrificio a los dioses paganos, a lo que se resitieron solamente siete jóvenes nobles, cuyos nombres eran, según Simeón Metaphrastes, Maximiliano, Iámblico, Martín, Juan, Dionisio, Exacustodio y Antonino. Decio les dejó tiempo para que reflexionaran y partió esperando que a su vuelta hubieran abjurado de sus creencias cristianas, pues de lo contrario serían ejecutados. Sin embargo dieron todas sus posesiones a los pobres y huyeron a las fragosidades de la sierra, donde encontraron una gruta en que ocultarse. Los hombres de Decio los encontraron allí dormidos y éste mandó taponar su boca a ladrillos para que murieran. La leyenda asegura sin embargo que los jovenes siguieron durmiendo sin despertar ni sufrir hambre, sed o frío. El imperio terminó abrazando al cristianismo y en el reinado de Teodosio (379-395) la entrada de la cueva fue abierta para usarla como establo, de forma que los muchachos despertaron y, creyendo que seguían en el reinado de Decio, tomaron la decisión del martirio y mandaron a Dionisio a comprar comida en Éfeso. Así se descubrió el extraño caso. Los siete durmientes, tras presentar sus respetos a las autoridades cristianas y rezar, murieron definitivamente. Teodosio quiso construirles tumbas de oro, pero los jovenes se le aparecieron en un sueño y lo convencieron para que los enterrase en la cueva.

Los durmientes fueron canonizados tanto por la Iglesia Católica como por la Cristiana Ortodoxa. Su día para los católicos era el 27 de julio (hasta que la festividad fue abolida en 1969) y para los ortodoxos, el 22 de octubre.

Mujeres cocinando gozlemesA la salida comimos allí mismo unos extraordinarios gözlemes de espinacas y queso. Los gözlemes son parecidos a nuestros crepes. Puedes ver cómo las señoras que los hacen amasan y estiran la masa, la rellenan y la hornean. A nosotros nos gustaron mucho. Fue un acierto comer allí.

 

Pamukkale

Con el estómago llenos, nos tocaba conducir unas cuantas horas. Además, queríamos evitar que se hiciera de noche. Nuestro siguiente destino era Pamukkale, abandonando la costa y dirigiéndonos ya hacia el centro del país, hacia Cappadocia.

Llegamos a Pamukkale un poco antes del anochecer. Se trata de un pueblo pequeño, de unos 2.500 habitantes, que sin duda vive casi por completo del turismo. Buscamos en la guía un hotel. Nos gustó el Hotel Venus, nos acercamos y nos enseñaron las habitaciones, casi todas sin ocupar. Elegimos una de ellas, que tenía cuatro camas, la más alejada de las escaleras.

Pamukkale. Travertinas 1Pamukkale quiere decir castillo de algodón. La naturaleza es caprichosa y, sobre un acantilado fluvial de más de doscientos metros de altitud, eleva este grandioso decorado surrealista sin igual en todo el mundo.

Desde lejos, Pamukkale da la impresión de ser una serie escalonada de cataratas fosilizadas, pero en constante ebullición, vivas y cristalinas. Si nos acercamos, parece más un inmenso jardín acuático, vertiéndose estanque a estanque formando inmensas Pamukkale. Travertinas 2caracolas de roca calcárea, de una blancura azulada y de una tremenda belleza. Son las “travertinas“. Los manantiales calientes que brotan constantemente del interior de sus suelos calcáreos son el origen de este prodigio y el principal motivo del asentamiento aquí de tantas civilizaciones pasadas.

En Pamukkale, el agua termal brota a una temperatura constante de 35º, vertiendo un caudal constante de 240 litros por segundo. Esta agua se utiliza para el tratamiento de distintas enfermedades.

Pamukkale. Travertinas 3El amanecer y el atardecer son los mejores momentos para disfrutarlo, por las diferentes tonalidades azuladas y rosácesas que adquieren las travertinas.
Son cientos de personas las que allí se concentran, algunas para sanar, otras para disfrutar de las vistas y otras simplemente de paso, lo que convierte a Pamukkale en un destino muy concurrido. Nosotros visitamos la zona al atardecer, el día que llegamos, y regresamos la mañana siguiente, para disfrutar de ello con calma.

Pamukkale. HierapolisEn este mismo lugar, con la misma entrada, visitamos las ruinas de Hierápolis. Se trata de una villa de reposo fundada en el año 190 a.C. por Eumenes II, rey de Pérgamo. Prosperó bajo los romanos y se hizo rica con Bizancio. Esta villa termal, a la que se venía a recuperar la salud, se convirtió curiosamente en una necrópolis, un inmenso cementerio.
En ella se encuentra un gran teatro, después de pasar por una iglesia bizantina y un templo de Apolo.

Cueva de KaklikLa Cueva de Kaklik (Kaklık Mağarasi) es otra de las atracciones de esta zona. Se encuentra escondida debajo del suelo y es como un pequeño Pamukkale subterráneo. El agua, muy rica en calcio, fluye dejando a su paso formaciones calcáreas, que constituyen una gran pirámide subterránea, que se puede visitar descendiendo por unas escaleras para luego rodearla. En la parte inferior, se forman pequeñas travertinas de agua templada.

Como anécdota de esta zona, la mala noche que pasamos en el hotel. Comenzó la noche bien, con una cena casera, un guiso de cordero con verduras que estaba buenísimo. Bastante cansado por el viaje, nos fuimos a la habitación, ordenamos las cosas de las maletas para los dos días siguientes y nos fuimos a dormir. Ahí empezaron los problemas. Nada más acostarnos comenzamos a escuchar los zumbidos de los mosquitos, que además tenían puntería. Pensamos que entraron por la ventana del baño, que estaba abierta cuando llegamos y da a un patio. La verdad es que era extraño, pues hacía bastante frío de noche en esta zona. Hartos de los zumbidos nos levantamos y empezamos a matarlos, con más o menos suerte. Cayeron una docena por lo menos. De repente, moviendo las cosas de una de las camas, vemos que se mueve un bicho por el suelo. Era un ratón que salió atemorizados de debajo de una de las camas. Entonces, decidimos cambiarnos de habitación y nos fuimos a la del otro extremo del pasillo. Al abrir la puerta del baño salió corriendo otro ratón, esta vez hacia el pasillo… Comprobamos que no había mosquitos ni más ratones y, por fin, conseguimos dormir unas horas. La verdad es que las habitaciones estaban muy limpias, pero el error de los dueños era que las tenían abiertas cuando no estaban ocupadas y muchas veces las puertas de abajo de las escaleras también estaban abiertas. Así, los ratones, tenían vía libre para entrar. En fin, tampoco fue para tanto, pero al día siguiente estábamos bastante cansados y nos esperaba el día de más horas al volante…

 

De  Pamukkale a Kapadokya

El viaje hasta Kapadokya nos parecía muy largo como para hacerlo en un sólo día, después de haber estado disfrutando toda la mañana de Pamukkale y sus alrededores. Conducir de noche tampoco era algo que nos hiciese gracia, ya habíamos comprobado que hay camiones, que no todo el mundo lleva luces y puede ser peligroso. Además, no habíamos dormido bien.

Konya, ciudad a mitad de nuestro camino parecía la opción más normal para pasar la noche, pero entrar en una ciudad grande había sido una experiencia en Izmir que no nos había gustado, así que la idea era evitarlo. Además, Konya no parecía ser una ciudad de gran interés, es conocida por ser una ciudad muy conservadora, con gran cantidad de escuelas coránicas, pero sin nada especial que atraiga al viajero. Luego, al llegar, comprobaríamos que realmente es una ciudad bastante caótica, sumergida en muchas obras.

Lago Egirdir 1La verdad es que viajar en coche por tu cuenta te permite llegar a lugares poco frecuentados por el turismo en masa. Uno de los que más nos sorprendió fue el Lago Eğirdir (Eğirdir Gölü), una zona de veraneo y de bases militares, con un paisaje muy sorprendente. El azul del lago nos recordó al que unos meses antes habíamos visto en Nueva Zelanda, en los lagos Tekapo y Pukaki, aunque éste no es de color tan intenso y Lago Egirdir 2espectacular, ni está rodeado de aquellas montañas, claro está.  Una pequeña península, Yeşilada, se adentra en el lago y decidimos buscar allí un restaurante donde comer. Encontramos varios con terraza a las orillas del lago y comimos pescado disfrutando del paisaje.

A media tarde, justo cuando comenzaba a anochecer llegamos a Konya. Como aún teníamos algo de luz y nos estábamos demasiado cansados decidimos seguir. Decidimos pasar la noche en Aksaray.

No tenemos nada en contra de Konya, pero no guardaremos un gran recuerdo de esta ciudad. Sus numerosas carreteras en obras nos hicieron perder mucho tiempo, las señales eran muy confusas y contradictorias, realmente aún no sabemos muy bien como supimos encontrar el camino correcto… Además, es una ciudad con mucha contaminación, aunque esto es algo general de Turquía, probablemente por los coches tan antiguos y contaminantes que tienen la gran mayoría de los turcos. De todas maneras, sí nos habría gustado haber tenido tiempo para pasear unas horas por el centro de la ciudad y comprobar si es tan religiosa y conservadora como dicen, así como averiguar algo más sobre los dervishes y la orden sufí Mevlevi, que tuvo su origen en esta ciudad durante el siglo XIII.

Después de unas cuantas horas conduciendo, por fin, llegamos a Aksaray. Habíamos elegido un hotel de entre los que vienen en la guía. Uno cómodo, algo caro, quizás más impersonal, pero perfecto para descansar después de un día duro. El problema era llegar hasta él. No teníamos mapa y la ciudad no era tan pequeña como pensábamos. Preguntamos en una de las pocas tiendas que quedaban abiertas y, para sorpresa nuestra, un señor le dijo a un niño que nos indicara el camino. Se metió con nosotros en el coche y después de unos cinco minutos callejeando, llegamos hasta el hotel. El niño se quería ir sin su propina, pero al final le convencimos para que la aceptara. Una vez más, nos alegró comprobar la hospitalidad de los turcos.

Dejamos nuestras cosas y dimos un paseo por el centro, muy cerca del hotel. Había varios cafés y pastelerías. Nos metimos en un pequeño restaurante, Harman, y cenamos algo rápido. Dimos otro pequeño paseo y nos volvimos a la cama. Era momento de recuperarse del cansancio acumulado.

 

Kapadokya/Cappadocia

Caravanserai Agzikara HaniAl día siguiente nos levantamos sin despertador, muy descansados. Desayunamos bien en el hotel y nos pusimos de camino. Nuestra primera parada fue en un caravanserai, Ağzikara Hani, construido en el siglo XIII. Es uno de los más impresionantes de Kapadokya y nosotros lo pudimos disfrutar solos, pues era temprano para los grupos de turistas.

Monasterio de SelimePronto te das cuenta que has llegado a la Kapadokya. Las formas caprichosas con las que la erosión ha esculpido las montañas resulta inconfundible. Nuestra siguiente parada fue en Selime, donde visitamos su conocido monasterio, un sorprendente conjunto de edificaciones cavadas en la roca adaptadas a la vida diaria de los monjes, con sus cocinas, establos e iglesias.

Valle de IlharaSelime sirve de puerta de entrada al Valle de Ilhara, sin duda uno de los lugares con mayor número de iglesias bizantinas y que vale la pena visitar con calma, pues se tarda unas cuatro horas en recorrerlo todo, parte a pie y parte en coche. Allí, visitamos Belisirma, un pequeño pueblo, donde había mercadillo semanal y se escuchaba la música de fondo. Es conocido por dos iglesias: Direkli Kilise (Iglesia de las columnas), en la que destacan sus seis columnas, y Bahattın Samanlığı Kilise (Iglesia del Granero de Bahattin), con algunos de los frescos mejor conservados del valle, que representan la Crucifixión de Jesús, la Matanza de los Inocentes y el Bautismo.

Yilanli KiliseNos dirigimos entonces hacia el otro extremo del valle, donde el río discurre en medio de un impresionante cañón, al que se desciende por un camino bastante empinado con 360 escalones. Vale la pena, tanto por el paisaje como por las iglesias que se pueden visitar en la zona. En concreto: la Sümbüllü Kilise (Iglesia de los Jacintos), con su fachada muy bien conservada, la Yılanlı Kilise (Iglesia de la Serpiente), donde no fuimos capaces de ver la serpiente de tres cabezas, y la Kokar Kilise (Iglesia de la Fragancia), con bonitos frescos de la Natividad y la Crucifixión de Jesús, aunque bastante afectados por el vandalismo. El camino de vuelta se hace bastante duro, subiendo tantos escalones.

Güzelyurt. Sivisli KiliseA continuación, visitamos Güzelyurt, un pequeño pueblo a unos 9 km del Valle de Ilhara, donde vale la pena visitar su ciudad subterránea (Yeralti Şehri) y varias de sus iglesias, como la Sivişli Kilise (Igleisa de Anargyros), conocida por su cúpula, sus frescos y por las vistas que hay desde su ubicación. Hay que subir bastantes escaleras para llegar. También destaca la Aşaği o Büyük Kilise Camii (Mezquita Más Baja o Grande), iglesia cristiana construida en el año 385 y posteriormente convertida en mezquita y restaurada en el año 1.896.

Güzelyurt. Kömürlü KiliseDesde Güzelyurt se puede recorrer el conocido Monastery Valley, que es parecido al de Ilhara, pero en pequeño. Allí, valen la pena dos iglesias excavadas en las montañas: Kalburlu Kilisesi (Iglesia de la Pantalla), con una entrada llamativa, y Kömürlü Kilisesi (Iglesia de Carbón), que destaca por los relieves en la parte superior de la fachada.

Vista de GoremeYa por la tarde, llegamos a Göreme, donde teníamos nuestro alojamiento, en el hotel Ottoman House.

El hotel no podía estar mejor, la verdad. El desayuno era abundante y cenamos una noche en el restaurante y nos gustó, hasta nos pusieron música española para que nos sintiéramos más como en casa. Tuvieron un detalle realmente muy bueno. Una de las noches llegaron unos yankees, Valle Rosamilitares de los que están en bases de Oriente Medio. La liaron por la noche al llegar al hotel y nos despertaron a todos. Al día siguiente, los echaron del hotel. Eso, en temporada baja, con el hotel casi vacío, dice mucho del que lo gestiona.

Lo único que nos dio pena fue no usar la piscina climatizada, pero el agua no estaba lo suficientemente templada. En esta zona de Turquía el clima es muy extremo, de día podías estar perfectamente en camiseta de manga corta, pero de noche hacía mucho frío.

Goreme. Castillo RomanoGöreme resulta agradable para pasear. Es un pueblo pequeño, de unos 2.000 habitantes, y te lo recorres enseguida. Vive por completo del turismo, todo son negocios de viajes en globo, hoteles, restaurantes y bares. La gran mayoría de estos negocios son familiares, por lo que el trato es siempre muy amable. Sin duda, llama la atención por el entorno donde se ubica, una zona llena de “chimeneas de hadas”. Las hay hasta dentro del pueblo. Quizás la más famosa y llamativa es la que se conoce como el “Castillo Romano” (Roma Kalesi), prácticamente en el centro del pueblo.

Goreme. Hoteles de lujo en cuevasGöreme también es muy conocido en la zona por tener algunos de los hoteles más lujosos de Turquía. Estos hoteles han aprovechado las antiguas construcciones dentro de cuevas y las han adaptado como habitaciones. Nuestra manera de viajar no suele incluir nunca este tipo de hoteles, pero nos acercamos a ver algunos por curiosidad.

Excursion en globo 1Tuvimos claro desde el principio que queríamos hacer una excursión en globo. Habíamos leido mucho en foros de internet, donde había gente completamente a favor y otra mucha gente que opinaba que era una turistada a evitar. Pues a nosotros nos gustó mucho y nos pareció que habría sido una pena no haberlo hecho. Primero, porque nunca habíamos viajado en globo, pero sobre todo porque las vistas de toda la región son realmente espectaculares. Su alto precio (155 euros) valíó la pena.

Excursion en globo 2No fue fácil, pues lo tuvimos que intentar dos días, con los madrugones que ello conlleva, pues las excursiones comienzan sobre las 6 de la mañana, justo al amanecer. El primer día había un poco de viento y se decidió suspender el vuelo. Pero a la mañana siguiente tuvimos más suerte y el día amaneció perfecto para volar. 

Quizás en este caso las imágenes se valgan por sí mismas. La sensación de estar volando sobre un paisaje como el de la Kapadokya será difícil de olvidar. Al final, terminamos la excursión celebrándolo con champán.

Excursion en globo 3Excursion en globo 4Excursion en globo 5

Excursion en globo 6Excursion en globo 7Excursion en globo 8

Excursion en globo 9Excursion en globo 10Excursion en globo 11

Museo al Aire Libre de Goreme. Vista GeneralMuy cerca del núcleo urbano de Göreme, tan solo un paseo andando, se encuentra el Museo al Aire Libre de Göreme, Patrimonio de la Humanidad, una de las visitas obligadas. En él se pueden visitar numerosas iglesias, capillas y monasterios excavados en la roca, entre un paisaje de “chimeneas de hadas”. Aquí uno se puede hacer una idea Museo al Aire Libre de Goreme 2muy clara de la vida que llevaban los monjes. Es necesario reservar al menos unas dos horas para esta visita y es recomendable ir a primera hora, antes de la llegada de los incómodos grupos organizados, que siempre piensan que tienen preferencia sobre ti, y antes de que comience a hacer calor, pues el sol calienta bastante incluso a finales del mes de octubre.

Destacan, sobre todo:

Museo al Aire Libre de Goreme. Convento y Monasterio– El Convento y Monasterio (Rahibeler Manastırı), de siete pisos de altura, aunque hoy se puede visitar sólo la parte baja.

– La Capilla de San Basilio (Aziz Basil Şapeli), donde se pueden ver fácilmente los huecos de las tumbas.

Museo al Aire Libre de Goreme. Iglesia de la Manzana– La Iglesia de la Manzana (Elmalı Kilise) destaca por sus sorprendentes frescos, sus pequeñas cúpulas y su gran cúpula.

– La Capilla de Santa Bárbara (Azize Barbara Şapeli) destaca por su decoración iconoclasta y por los frescos del Cristo Pantocrator, la Virgen María y Santa Bárbara.

– La Iglesia de la Serpiente o Iglesia de San Onofrio (Yılanlı Kilise) destaca por sus frescos. En la pared izquierda, San Jorge y San Teodoro atacan a un dragón mientras Constantino “El Grande” y su madre Helena sostienen la cruz. En la pared derecha, San Onofrio desnudo tapado solamente con una hoja de palma.

– El refectorio es alargado y conserva su mesa y bancos cavados en las rocas. Al final de la mesa hay un hueco que estaba destinado a pisar uvas. También es fácil ver los distintos huecos utilizados para almacenar diferentes alimentos, a modo de despensa, y la cocina.

Museo al Aire Libre de Goreme. Iglesia Oscura 1– La Iglesia Oscura (Karanlık Kilise) es la más famosa de todas, especialmente por sus fantásticos frescos. Precisamente por ser oscura y tener pocas entradas de luz, se han conservado muy bien los colores de los frescos, que representan al Cristo Pantocrator, a Cristo en la Cruz y la Traición de Judas. Para entrar hay que pagar una entrada adicional, pero vale la pena.

Museo al Aire Libre de Goreme. Iglesia Oscura 2Museo al Aire Libre de Goreme. Iglesia Oscura 3Museo al Aire Libre de Goreme. Iglesia Oscura 4

– La Capilla de Santa Catarina (Azize Katarina Şapeli) tiene frescos de San Jorge, Santa Catarina y la Deisis

Museo al Aire Libre de Goreme. Iglesia de las Sandalias– La Iglesia de las Sandalias (Çarıklı Kilise) se llama así por las pisadas que tiene en el suelo enfrente a la puerta. Uno de sus mejores frescos es el que se encuentra en la parte izquierda del arco encima de la puerta, la Traición de Judas.

Museo al Aire Libre de Goreme. Iglesia de TokaliAl salir del recinto del Museo al Aire Libre no hay que olvidarse de visitar la Iglesia de la Hebilla (Tokalı Kilise), a unos 50 metros en dirección a Göreme. Es una de las mayores de Göreme y también una de las que más vale la pena visitar. Sus frescos están muy bien conservados.

Volvimos a Göreme andando y ya en coche nos dirigimos hacia Avanos, que se encuentra a muy pocos kilómetros. Nos pareció un pueblo sin mayor interés y nos dirigimos a Paşabaği, de camino a Zelve. Se trata de uno de los mejores lugares para ver chimeneas de hadas, una de ellas incluso de tres cabezas. También es uno de los lugares típicos donde ver la puesta de sol.

Pasabagi 1Pasabagi 2Pasabagi 3

Pasabagi 4Pasabagi 5Pasabagi 6

Museo al Aire Libre de ZelveEl Museo al Aire Libre de Zelve se encuentra entre Avanos y Çavuşin. Tiene varias iglesias excavadas en la roca, pero al parecer sus frescos no resultan tan impresionantes como los del Museo al Aire Libre de Göreme. Nosotros no llegamos a entrar, sólo nos detuvimos para ver el entorno, que sí que vale la pena.

Valle de Devrent 2Valle de Devrent 1Cerca de Zelve, en dirección a Ürgüp, después de tan solo 2 kilómetros, nos encontramos en el Valle de Devrent, que antes fue conocido como el Valle de las Chimeneas de Hadas, ya que son las mejor formadas de todos los valles de Cappadocia.

Urgup. Casas antiguasA continuación nos dirigimos, siguiendo por la misma carretera, hasta Ürgüp, un pueblo grande situado justo en el centro de la Cappadocia. Lo más conocido son sus “casa antiguas”. Nuestra intención era dar un paseo y comer aquí. Buscamos un restaurante que recomendaba la guía, “La Padella”, pero ha cerrado, así que nos quedamos con las ganas. Eso sí, encontramos un pequeño restaurante familiar muy auténtico, donde tomamos el típicos “tandirs”, carne cocinada en un tarro de arcilla con una tapa de pan. Estaba bueno.

Ya después de comer, fuimos hasta Mustafapaşa, a unos pocos kilómetros. Este pequeño pueblo tiene gran cantidad de casa de piedra de tipo griego, debido a los asentamientos que hubo en el pasado.

Sarihan 1Ya de vuelta hacia Göreme, paramos cerca de Avanos, para visitar el Sarıhan, el conocido “caravanserai amarillo”. Destaca en él su puerta adornada. Fue restaurado completamente a finales de los años 80 y, desde entonces, se utiliza para la representación de cSarihan 2eremonias “sema” de los dervishes, que tiene lugar en el interior de su mezquita. De haberlo sabido, no habríamos ido en Estambul, pues sin duda este lugar es mucho más apropiado y está mejor preparado, con gradas que permiten un mayor aforo y mucha mejor visibilidad. 

Gulsehir. Açik SarayPara terminar el día, pues ya estaba cercano el atardecer fuimos a Gülşehir, un apoblación cercana a Nevşehir, donde vale la pena ver el Palacio Abierto (Açik Saray), un museo al aire libre que es gratis y se ve bastante rápido. Se trata de un antiguo monasterio excavado en roca, del siglo VI y VII. Tiene iglesias, un refectorio, cocina y dormitorio, todo dentro de formaciones de chimeneas de hadas.

Iglesia de San Juan 1A unos dos kilómetros de camino a Gülşehir, se encuentra la Iglesia de San Juan (Karşi Kilise), nuestra última visita del día, ya anIglesia de San Juan 1ocheciendo, y una de las que más valió la pena, sin duda alguna. Está iglesia del siglo XIII tiene dos plantas y está muy bien restaurada. Además, sus frescos son de los mejores que hemos visto. IncluIglesia de San Juan 3yen escenas del Nuevo Testamento, como la Anunciación, el Descenso de la Cruz, la Última Cena y la Traición de Judas. Por lo visto se conservan tan bien porque hasta el año 1.995 estaban cubiertos por una capa negra de hollín.

Goreme. Flintstones BarYa no había luz y habíamos aprovechado muy bien el día, eso sí, gracias al madrugón para la fallida excursión en globo. Nos merecíamos tomar una cervecita relajadamente y nos fuimos a “The Flintstones” en la calle que va hacia el Museo al Aire Libre de Göreme. No había mucha gente y era agradable. Eso sí, la cerveza en Turquía es algo cara. 

Decidimos que para terminar un día tan fantástico lo mejor era cenar en el restaurante “A´laturca”, con fama de ser el mejor de Göreme. No nos decepcionó en absoluto. Los meze (entrantes tipo tapas) eran exquisitos y el cordero que tomamos de plato principal era realmente bueno. Probamos el vino turco y nos pareció que no estaba al nivel de la comida y mucho menos del precio, pero no era malo. Fue una cena cara, pero en todos los viajes nos gusta darnos un capricho así, sin mirar el bolsillo.

Kaymakli Yeralti Sehri 1Al día siguiente nos levantamos más descansados, pues los soldaditos yankees ya no estaban, y eso a pesar del madrugón para la excursión en globo. Al regreso y, después de desayunar en el hotel, nos dirigimos hacia la visita principal del día: la Ciudad Subterránea de Kaymaklı (Kaymaklı Yeraltı Şheri), 19 Kaymakli Yeralti Sehri 2kilómetros al sur de Nevşehir. Se trata de una auténtica ciudad subterránea de 8 plantas, de las cuales una pequeña parte de 5 se pueden visitar, aproximadamente el 10% de la antigua ciudad. Nosotros contratamos por 15 euros (aunque luego le pagamos 20 por lo satisfechos que quedamos) a un guía local para nosotros solos. La visita duró 45 minutos y nos el guía nos explicó con toKaymakli Yeralti Sehri 3do detalle las diferentes estancias, correspondientes a las diferentes clases sociales. Había cocinas, zonas comunes y hasta cementerios. Tsmbién nos exlicó la manera de transportar las cosas en el interior, a través de “chimineas” verticales, las trampas y puertas para evitar la entrada de enemigos, etc.

Después de la visita guiada, decidimos volver a hacer la visita por nuestra cuenta y meternos por túneles y estancias en las que no nos habíamos detenido antes. 

Ésta es la mayor y la más visitada de todas la ciudades subterráneas, por lo que conviene ir temprano, antes de que lleguen los grupos de turistas (había, por cierto, varios autobuses de turistas españoles cunado salíamos de la visita).

Nos fuimos entonces un poco lejos, a Soğanli, 36 kilómetros al sur de Mustafapaşa. Los dos valles de esta zona son poco visitados por los turistas y se nota bastante, por la ausencia de alojamientos y restaurantes y por las miradas de los habitantes, extrañados de ver turistas. Comimos justo a la entrada, en uno de los dos restaurantes que hay. La comida era casera y estaba bastante buena.

Soganli. PalomaresEstos valles fueron usados por los romanos como necrópolis y luego por los bizantinos como monasterios excavados en las rocas. También es muy conocida la zona por sus palomares.

Las iglesias más conocidas son:

Karabaş Kilise (Iglesia de la Cabeza Negra), con frescos bien conservados sobre la vida de Cristo y representaciones de varios santos.

Soganli. Yilanli KiliseYılanlı Kilise (Iglesia de la Serpiente), con frescos no muy bien conservados.

Kubbeli Kilise (Iglesia de la Cúpula), con frescos muy bonitos y un cementerio con arcos muy bien conservados.

Saklı Kilise (Iglesia Escondida), a la que se entra por la parte trasera. 

Monasterio de KeslikDe vuelta hacia Göreme, nos detuvimos en el Monasterio de Keşlik, entre Taskimpaşa y Mustafapaşa. No vale mucho la pena, después de ver las iglesias que ya hemos visto estos días. Está bastante mal conservado y no hay carteles explicativos.

Por último, nos fuimos a Ortahisar, a ver por fuera su castillo.

Al día siguiente, último día en la Kapadokya, nos quedaban pocas cosas por ver de las que habíamos previsto. Básicamente, se trataba de dar un paseo largo por Göreme, viendo los hoteles lujosos y cómo han aprovechado para su construcción las chimeneas de hadas.

Antes de dirigirnos al aeropuerto, hicimos nuestra última visita, en Uçhisar, parando de camino en algunos puntos señalados como vistas panorámicas.

Uçhisar. CastilloUçhisar es un pueblo turístico, famoso por su espectacular castillo. Tiene muchos restaurantes y algunos hoteles, todos ellos orientados a los turistas franceses. Es algo curioso, pues el único pueblo de la zona orientado al turismo de un país en concreto. Aquí están todos los carteles en francés. Dimos un paseo y vimos por fuera el castillo. Así dimos por concluida nuestra visita a la Kapadokya, con ganas de regresar algún día.

Pasamos la tarde-noche en Istanbul, paseando y cenando köfte cerca de la plaza de Sultanahmet. También tomamos un excelente zumo de granada recién exprimido en un puesto de la calle.

Curiosidades del viaje

– Si tienes una mezquita cerca del hotel, todos los días te despertará el almuhecín con el primer rezo del día, justo antes del amanecer.  

– En Istanbul, una noche volviendo al hotel, se nos acercó un chico de unos 25 años que estaba en una tienda de alfombras. Quería hablar un rato para practicar español, que está aprendiendo. Nos dijo que una tía suya tiene una tienda de alfombras en Madrid, en la calle Lagasca, y que su objetivo era ir a Madrid para casarse con una madrileña (insistió en esto varias veces). Quiso invitarnos a un té en su casa, pero estábamos cansados de andar todo el día y nos arriesgábamos a que nos diesen las tantas.

– También en Istanbul, para hacer tiempo hasta que empezara la ceremonia de los “whirling dervishes”, fuimos a un pub cerca de la estación de tren de Eminönü. Allí conocimos a un kurdo, “Josetxu” (en realidad, Yussuf), camarero del pub, que se puso a hablar con nosotros al ver que éramos españoles y hacer tulipanes de papel que luego nos regalaba. Resulta que su novia, Amaia, es de San Sebastián y nos enseñó una ikurriña, su pulsera con los colores verde, blanco y rojo, etc. Un tipo un poco freak y pesado, pero que reflejaba bastante bien la hospitalidad y amabilidad de los turcos.

– En el interior de Turquía, las mujeres visten habitualmente unos pantalones de tela de tiro muy bajo, a los que bautizamos como “goremeños”. Casualmente se han puesto últimamente de moda entre las chicas españolas.

Comentarios»

1. Ainhoa - 16 febrero 2009

Hola chicos

Antes de nada, agradeceros el que pongáis en disposición de la gente esta información tan valiosa. Es realmente interesante leerlo cuando tienes pensado hacerte un viajecito.

Yo en concreto voy a ir a Turquia en Junio. Vamos 12 días, y querí preguntaros cuántos días estuvísteis vosotros para hacerme una idea. Otra pregunta que quería haceros es con qué compañías volasteis internamente dentro el país.
Por último, si puedo ahorrarme algo que no merezca la pena.

Muchas gracias

2. Jorge y Laura - 21 febrero 2009

Hola Ainhoa

Pues nuestro viaje duró 12 días: 5 en Istanbul, 4 en Kapadokya y 3 entre la zona del Egeo, Éfeso y Pamukkale.

La compañía aérea para los vuelos internos era Turkish Airlines.

Todo lo que hicimos lo disfrutamos mucho, no nos parece que haya sobrado nada…

Saludos,

3. Angel - 13 julio 2009

Bonito y útil relato. Me servirá de gran ayuda para planificar las visitas.
El vehículo lo pillásteis en IZmir y dejado en Cpadocia. Podrías decirme la compañía y precio aprox.
Gracias

4. laura - 15 julio 2009

Me voy en agosto a estambul y capadocia, me gusto mucho el relato, me gustaria saber si la mezquita de soleman estaba en obras, si la visteis
Gracias de antemano por contarnos tu viaje

5. Jorge y Laura - 17 julio 2009

Hola

#3: Ángel, muchas gracias. El coche lo alquilamos en Avis. Preferíamos una compañía conocida a una de las locales, pero seguramente no hay mucha diferencia. Eso sí, hay que tener cuidado conduciendo, sobre todo de noche. Nosotros tuvimos algún susto…

#4: Laura, cuando nosotros fuimos no estaba en obras y vale la pena de verdad verla.

6. FERNANDO LEVENT OKSIT LASCANI FRANCHESCO - 19 enero 2010

HOLA LAURA Y JORGE, EN HORABUENA POR EL ESPECTACULAR RELATO DE MI PAIS DE ORIGEN. ME DEJASTEIS ASOMBRADO DE VUESTRO CONOCIMIENTO E INTERES SOBRE MAS MINIMO DETALLE. OS FELICITO Y ANIMO PARA REPETIRLO LA RUTA DEL SUR: EZMIRNE-BODRUM-ANTALYA- MERSIN-TARSUS – ANTIOQUIA- ALEJANDRETA-HALEPO(SIRIA) TAMBIEN ANATOLIA ESTE(TURQUIA PROFUNDA)ES MUY HISTORICA-MONUMENTAL PERO NO ME ATREVO DE RECOMENDARLO. SALUDOS

7. rosa - 7 febrero 2010

Gracias por toda la información tan detallada.estamos preparando un viaje a Turquia para el próximo mes de Agosto (tiene que ser en Agosto) y nos ha sido de gran ayuda.

8. Ixabel - 20 junio 2010

Hola Jorge y Laura, qué tal? Soy isabel y viajo a Turquía en breve.

gracias por vuestro diario de Turquía. Ideal porque voy los mismos días. Solo tres preguntillas:

1ª Las cuevas de Kaklik qué horario tienen? Y se encuentran en el pueblo de Kaklik?
2º Cuánto tiempo lleva ver éfeso? y por otra parte, está cerca la casa de la virgen maría?
3º ¿Cuánto tiempo se puede estar en Pamukkale?
4º (esta es una pregunta extra, jeje) El caravansay Sari Han, tiene espectáculos de derviches, pero no sé a qué horas ni nada… conseguiste saber algo sobre horarios y si dan de cenar también? He entrado en su web, les he enviado varios mails, y no sé nada de nada…

Si queréis contarme vuestra experiencia con el coche más explicitamente… me ha dado miedo eso de conducir por allí. Ya tengo alquilados coches con compañías locales y no quiero llevarme sustos innecesarios. Lo que me dices de conducir por la noche… pues hay momentos que por desgracia que tocará…

Muchísimas gracias pareja. Vuestra información es única!!

9. Jorge y Laura - 27 junio 2010

Hola Isabel

El horario de las cuevas de Kalik no lo sabemos, pero no era muy restringido y apenas habíua gente.

Éfeso te lo ves en un día. Si tienes prisa y madrugas, una mañana bien aprovechada es suficiente. Con calma, un día.

En Pammukale es suficiente con medio día.

Los espectáculos de derviches en Sari Han tienen horarios variables. Es mejor ir allí y preguntar. No recordamos que se pudiera cenar allí.

Por último, ten cuidado conduciendo de noche. Además de que conducen como locos, muchos ¡¡ no usan las luces !!

Saludos,

10. Isabel - 28 junio 2010

Mil gracias por los consejos pareja.

Esperando no molestar mucho, comentaros que un guía de la zona me ha comentado que entrar a ver a los derviches de Sarihan cuesta 25€.
¿Cómo veis esto?

Y segundo y prometo que último: La casa de la Virgen María.
¿Es imprescindible? y..¿está cerca de Éfeso o hay que recorrer mucho para llegar?

11. Jorge y Laura - 30 junio 2010

Hola Isabel

No molestas nada, para eso está este blog, como recuerdo de nuestro viaje y para que otros puedan aprovecharlo. Pregunta lo que necesites.

25 € parece un precio bastante razonable, no parece que te estén engañando. Vale la pena. El lugar es mucho mejor que el que fuimos nosotros en Istanbul.

La casa de la Virgen María nos pareció la típica turistada por la que te sacan dinero los lugareños (no fuimos). Unas ruinas supuestamente de la casa donde vivió la Virgen María, leyendas al respecto y muchos souvenirs… Está muy cerca de Éfeso. Es elección tuya el ir o no ir. A nosotros no nos pareció de gran interés.

Saludos,

12. Isabel - 3 julio 2010

Chicos!!! Muchísimas gracias por todo! Sois majísimos de verdad. Ya os contaré a mi vuelta que por cierto: ¡¡ya me voyyyyy!!

Apunto todos vuestros consejos, y quizás “suicide” la Casa de la Virgen María y me vaya a tomar el sol a la playa de Pamuk o algo asI, que está al lado de Éfeso… (así me refresco un poco del viaje que se hará durillo).

Un abrazo y que os vaya todo muy bien.

13. curro - 22 julio 2010

Hola que tal ?
me parece muy interesante y detallado todo lo que cuentas, ayuda mucho .

estoy intentando buscar por internet, las direcciones de las mezquitas, bazar etc que se visitan en stambul.

al ser una ciudad tan grande, pienso que cuando me encuentre alli y quiera ir a algun sitio para visitar, no sabre para donde tirar, por eso me gustaria si alguien sabe nombres de calles donde se situen todos estos sitios turisticos o al menos los mas importantes, con eso y un mapa no tendria problemas para llegar.

muchas gracias y un saludo.

14. Jorge y Laura - 29 julio 2010

Hola Curro

Todo lo fundamental está bastante cerca. Te plantas en la plaza de Sultanahmet y desde allí te mueves. Con un mapa básico no tendrás ningún problema.

Saludos,

15. Receta fácil de aderezo estilo italiano - Chef de Lujo - 6 mayo 2011

[…] Imagen: Viajes Jorge y Laura […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: