jump to navigation

Salamanca y León. Septiembre y Octubre 2009 6 diciembre 2009

Posted by Jorge y Laura in Viajes por España, Viajes realizados.
trackback

Nuestras primeras escapadas con Irene han sido a Salamanca y León, ciudades que ya conocíamos pero que hacía tiempo que no visitábamos. La experiencia fue buena, parece que a Irene le gusta viajar tanto como a sus padres y lo repetiremos a menudo. Vayamos con las dos ciudades en cuestión y lo que más nos gustó de ellas:

SALAMANCA

La ciudad del Tormes es una ciudad de universidad, de estudiantes y de cultura, donde se debe disfrutar con calma cada uno de sus rincones.

Plaza Mayor

Se dice que es “donde la ciudad vive y recibe”. Todo en Salamanca pasa por esta plaza barroca, cuyas obras fueron comenzadas en 1.729 por Alberto de Churriguera y finalizadas en 1.755 por Andrés García de Quiñones. Cuenta con 88 arcos y 57 medallones que representan a ilustres personajes de la historia de España: reyes, descubridores y colonizadores de América, Santa Teresa, Miguel de Unamuno y Fray Luis de León, entre otros.

Catedral vieja

Salamanca es de las pocas ciudades que tienen dos catedrales. La “vieja” es de estilo románico, aunque ya próximo al gótico, y fue construida entre los siglos XII y XIV. Lo que más llama la atención es, sin duda, la torre del Gallo, el cimborrio de la catedral, que está adornado por fuera con originales escamas. También destacan su claustro, reconstruido tras el terremoto de Lisboa de 1.775, y su retablo, que relata la historia de la salvación.

Catedral nueva

Se trata de una de las más tardías entre las catedrales góticas que hay en España. Conviene comenzar la visita por el exterior, en el Patio Chico, donde se encuentran las dos catedrales. La portada de Ramos es conocida por las figuras del astronauta y un diablillo comiendo un helado, esculpidas durante la restauración del siglo pasado. La fachada principal es conocida como puerta del Nacimiento, por las escenas del nacimiento y epifanía de Cristo. Ya en el interior, destacan sus vidrieras, traídas de Flandes, la capilla dorada y la capilla del Cristo de las Batallas, donde se venera el crucifijo románico que peteneció al Cid Campeador.

Puente romano

Construido en época de Trajano en el siglo I, formaba parte de la conocida Ruta de la Plata. Fue también donde el Lazarillo recibió el primer castigo del ciego, de ahí la escultura que hay en uno de sus extremos. Mide 176 metros de longitud y sólo se conservan 15 arcos de época romana, los más cercanos a la ciudad. Los otros 10 arcos se los llevó una riada en 1.626.

Casa de las Conchas

Se trata de uno de los monumentos más conocidos de la ciudad. Dice la leyenda que detrás de cada una de sus 300 vieiras hay un tesoro oculto. Este edificio representa una etapa de transición entre el gótico y el Renacimiento. El patio, con elementos medievales, mudéjares y renacentistas merece una visita.

Casa Lis

Fue construida por el arquitecto Joaquín Vargas en 1.905, por encargo de un industrial salmantino que había viajado por Europa y quería un edificio a la moda art nouveau del momento. Destaca, sobre todo, su fachada sur, la que da al río. Hoy este edificio alberga el Museo de Art Nouveau y Art déco.

Palacio de Monterrey

Se trata de otra de las joyas arquitectónicas de Salamanca, de estilo plateresco. Pertenece a la casa ducal de Alba, aunque originariamente fue construida para el tercer conde de Monterrey, en 1.539. Destacan los torreones y una gran cantidad de blasones y escudos de todos los linajes emparentados con los Monterrey.

La Universidad

Imposible entender esta ciudad sin su universidad. La fachada plateresca, situada en la calle Libreros y presidida por un gran escudo de los Reyes Católicos, es quizá lo más destacado desde el punto de vista arquitectónico. Además, es la famosa fachada donde todos los estudiantes y turistas buscan su conocida rana.

Convento de San Esteban

Este convento de los Padres Dominicos es una de las joyas monumentales de Salamanca. Destacan:

  • Su fachada renacentista 
  • El Claustro de los Reyes con sus 20 grandes arcos de estilo gótico tardío 
  • La Escalera de Soto, cuyo tramo inicial soporta el resto de la escalera 
  • La iglesia, en forma de cruz latina, inaugurada en 1.610, de estilo gótico tardío y en la que destaca el Retablo Mayor, la mejor obra de José de Churriguera.

La visita merece la pena. No es muy larga y el precio es razonable.

Clerecía y Universidad Pontificia

Construía con el fin de rivalizar con la Universidad y el Convento de San Esteban, la Compañía de Jesús comenzó su construcción en 1.617. Se inició con estilo  Herreriano y terminó en pleno barroco. Destaca su patio interior.

Comer y dormir

El hotel donde nos alojamos, Puente Romano, nos gustó mucho. Se encuentra en una zona tranquila y se llega en 10 min andando a la Catedral.

En cuanto a los desayunos, nos gustó mucho un sitio que estaba en la esquina de Libreros con Veracruz, que tenía unas tortillas bastante aceptables.

En cuanto a las comidas, podemos recomendar el “Café-Restaurante Corrillo”, en la calle Meléndez, plaza de San Benito. Tiene menús con una relación calidad/precio muy buena. Su terraza es muy agradable. Cocina de vanguardia y tradicional.

Para tapear, nada mejor que la zona de Van Dyck. Allí nos gustaron “La Oficina” (c/ García de Quiñones, 10, pedir el lomo asado de tapa) y “El Tevere” (c/ Van Dyck, 38, pinchos sofisticados que merecen la pena).

Otros dos sitios que uno no debe perderse son “Confitería La Industrial” (Rúa Mayor, 8), muy conocida por su hornazo, del que dimos buena cuenta, y “Novelty” (Plaza Mayor), donde se pueden tomar helados realmente buenos.

 

LEÓN

Ciudad de origen romano y símbolo del gótico, pocas veces una ciudad ha cambiado tanto como León con el MUSAC, que ya rivaliza con la Catedral como símbolo de la ciudad. 

Catedral

De estilo gótico, fue construida en el siglo XIII sobre las termas romanas existentes. Lo más interesante son sus vidrieras, con ese azul tan intenso, sólo comparables a las de la Saint Chapelle de Paris. También destacan sus gárgolas y la escultura de la Virgen Blanca.

Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC)

Referente de la vanguardia arquitectónica española, el MUSAC es obra de los arquitectos Emilio Tuñón y Luis M. Mansilla y fue construido en 2.005. En 2.007 recibió el prestigioso Premio Mies van der Rohe. Su coraza de vidrios multicolores, que trata de pixelizar la catedral gótica con los 37 colores de sus vidrieras, es el nuevo símbolo de la ciudad.

La visita guiada (45 min) y la entrada son gratuitas y valen la pena, sobre todo para entender las exposiciones que alberga.

Hostal de San Marcos

A pocos metros del MUSAC, nos encontramos con una de las joyas de la red de Paradores, el Hostal de San Marcos. Hotel de lujo hoy, este edificio del siglo XVI fue sede de los Caballeros de Santiago, hostal de peregrinos, monasterio, escuela de veterinaria e incluso cárcel, donde estuvo recluido Francisco de Quevedo, acusado de espionaje por Felipe IV, y más recientemente miles de republicanos durante la Guerra Civil. En su interior hay lujosos tapices, muebles antiguos que proceden de palacios e iglesias desaparecidos y pinturas flamencas.

Basílica de San Isidoro

De estilo románico, se construyó sobre iglesias del año 996. Lo más interesante es el panteón de los Reyes, “la Capilla Sixtina del románico europeo”, que guarda los restos de 11 monarcas, 14 reinas y 9 condes, y cuyas seis bóvedas tienen espectaculares frescos que representan el pantocrator y el calendario agrícola, entre otros temas. El Tesoro también vale la pena, sobre todo por ver el conocido gallo dorado de origen persa, coetáneo de Mahoma en el siglo VII. Una réplica del mismo sirve de veleta en lo alto de la basílica.

Casa Botines

La Casa Botines, de estilo modernista, fue un encargo que Gaudí recibió por parte de dos empresarios textiles leoneses en 1.891 en Astorga, donde se encontraba reconstruyendo el Palacio Episcopal. Sirvió de talleres, almacenes, despachos y viviendas de estos dos empresarios. En su fachada neogótica destaca una escultura de San Jorge y el dragón.

Palacio de los Guzmanes

Sede de la Diputación Provincial, este edificio renacentista se encuentra justo enfrente de la Casa Botines, al principio de la Calle Ancha. Fue obra de Rodrigo Gil de Hontañón, responsable también de las catedrales de Salamanca y Segovia, a mediados del siglo XVI, y perteneció a una de las familias más distinguidas de León.

Plaza Mayor y Barrio Húmedo

El Barrio Húmedo es la zona de tapeo de la ciudad. Próxima a la Catedral y la Plaza Mayor, multitud de bares y terrazas se suceden. Además, tienen un precio bastante razonable.

La Plaza Mayor, cerca de la Catedral, es donde está ubicado el Ayuntamiento y tiene un interesante mercado de productos de León los sábados por la mañana. 

El Puente de San Marcos

Aunque no muy conocido por el visitante, el río Bernesga recorre la ciudad de León. Sin duda, el puente más bonito y conocido es el de San Marcos, del siglo XVII, muy cerca del Parador del mismo nombre.

La Cueva de Valporquero

Una de las mejores excursiones que se pueden hacer desde León es, sin duda, la de la Cueva de Valporquero. 

Eestá situada al norte de la provincia de León, a 47 km de la capital y en las cercanías (1 km aprox.) del pueblo que le da nombre, Valporquero de Torío, perteneciente al municipio de Vegacervera.

La entrada a la cueva se encuentra a una altitud de 1.309 metros sobre el nivel del mar. Tiene un nivel superior de 1.300 metros de longitud, habilitado para la visita turística. Hay también un nivel inferior ocupado por un río, con 3.150 metros de longitud visitable por espeleólogos y expertos. La temperatura interior es de unos 7 grados centígrados, constante durante todo el año, siendo en comparación con la temperatura exterior frío en verano (se recomienda llevar prenda de abrigo) y cálido en invierno. Humedad del 99%.

El recorrido turístico es guiado, a través de las 7 salas:

  • Pequeñas maravillas
  • Gran rotonda
  • Hadas
  • Cementerio estalactítico
  • Gran vía
  • Columna solitaria
  • Maravillas

Pueden contemplarse magníficas formaciones de estalactitas y estalagmitas, en una cueva que impresiona por su belleza y tamaño, aunque solo se muestra una pequeña parte del recorrido, siendo todavía la total extensión de la cueva desconocida, con río subterráneo, lagos,…

La zona donde está la cueva es también de gran belleza.

Comer y dormir

Elegimos para desayunar dos sitios que merece la pena visitar:

  • Cualquiera de las cafeterías “Hojaldres Alonso”, donde es obligado probar los hojaldres, mantecadas y nicanores de Astorga.
  • “La Tienda”, en la Plaza Mayor, tienes una de las mejores tortillas de patatas que hemos probado. Esto, en nuestro caso, es un gran elogio, ya que probamos las tortillas de casi todos los sitios que visitamos. Además, este bar es muy conocido por su sangría, especialmente en Semana Santa.

Para comer o cenar, también podemos recomendar un restaurante:

  • “Restaurante Amancio” (c/ Juan Madrazo, 15), un gran hallazgo. Se trata de un restaurante de cocina de autor con productos de León. Tienen un menú degustación por 25 € muy recomendable.

En cuanto al alojamiento, nosotros nos quedamos en el Hotel Riosol, muy cerca de estación del tren. Era cómodo y práctico y estaba situado cerca del centro.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: